martes, 5 de febrero de 2008

Devuelve


De acuerdo, dijiste que mañana.
No debes llorar, no comparto mis lágrimas.
Cuando despiertes, seguiré aquí,
cuando despiertes lucharás contra tus demonios

Y ahora devuélveme el corazón.
Deja tus fotos en el pavimento,
no quiero tener tus recuerdos

No puedo soportar más, mis ojos solo lloran.
Ahora que solo enfrento la realidad.
Ya no me amas, te desvaneces en mi sollozo.

Un poco más de tiempo era todo lo que necesitábamos.

Un poco más para ver lo que la vida nos ofrecía.

Y ahora devuélveme el corazón,
no me amas y mi llanto aguardando todavía



José M. García Velázquez © 2008

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Agradezco su hermoso detalle, digno de seres tan sensibles y exquisitos como usted. Me identifico con vuestro estilo y pensamiento, es un honor y privilegio vuestra lectura. "Cada persona, en su existencia, puede tener dos actitudes: construir o plantar. Los constructores un día terminan aquéllo que estaban haciendo y entonces les invade el tedio. Los que plantan a veces sufren con las tempestades y las estaciones, pero el jardín jamás para de crecer." (Coelho) Usted, amigo mío, definitivamente pertenece al segundo grupo...

Poiesis dijo...

Fe de erratas: Inadvertidamente, no firmé el comentario anterior José Miguel, supongo que ya sabías que era mío, pero deseo confirmarlo con el mayor cariño y gratitud.

Ana dijo...

Gracias José, por contestar con respecto al problema técnico. Hice lo recomendado, o casi, pues bajé 3 programas y sólo encuentro 2, ja. Los puse a funcionar y uno detectó el aparente problema, un virus oculto en el Symantec, o algo así, pero nacarile de eliminarlo. De todas maneras, muchas gracias.

En cuanto a este poema, un comentario: si cuando se acerca el rutilante febrero 14, es como asistir obligados a un funeral mientras afuera todos cantan y bailan con rosas en las manos y las bocas llenas de chocolate, somos muchos, jaj!
Bueno, lo digo irónicamente, metafóricamente, etc. Porque a veces es la única manera de sobrevivirlo, reírnos.
No sé si desatar el llanto que aguarda, sirva de algo más que destruirnos y arrugarnos, elevando la presión sanguínea peligrosamente, causando un caos a nuestra salud y entorno. Lo digo por experiencia.
Aunque de ciertas experiencias oscuras del alma, a veces surgen cosas bellas como un poema, una persona que crece y despierta, comenzando a amarse a sí mismo-a como siempre soñó amar.
Al menos así debería ser.
Paz.

Alas de Mariposa dijo...

Hermoso poemas lleno de mucho sentimiento... Me encantaron tus poemas...

Besos

lorena dijo...

gracias por su poema muy insprador, en realidad nadie me habia hecho comentario acerca de las publicaciones que he hecho asi que muchas gracias,con relacion a este poema muchas veces encontramos que al ser que amamos no corresponde como debiera ser y nos llevamos tremenda desepcion pero que lindo y hermoso es saber que Dios esta permitiendo que esa situacion ocurra para ensenarnos una lesion y luego con el tiempo aprendemos y nos damos cuenta que la misma nos ha ayudado a crecer por eso es muy importante confiar en el Senor y tener mucha fe en El. Dios lo bendiga mucho.

Lia dijo...

hermoso su blog, sus palavras...

Seas muy feliz e tengas simpre el amor dentro de ti.

besos

Liane